La posibilidad de que las parejas del mismo sexo puedan adoptar legalmente a un niño, ha sido en diversos países del mundo un tema de discusión. Así como en ciertas legislaciones no está contemplada siquiera la unión legal entre dos personas del mismo sexo, en otros lugares se ha comenzado a abordar el teman con una mentalidad más abierta, que contempla ante todo el bienestar del niño en cuestión, y al que se le brinda la oportunidad de formar parte de una familia amparada con todos los derechos de la ley.

¿Dos mamás, dos papás, una persona sola? Todos estamos igualmente capacitados para criar a un niño en un ambiente de amor, respeto y contención. En Argentina las leyes así lo han dispuesto. Veamos cómo ha sido el recorrido y la situación actual de las parejas gay que deciden adoptar.

Adopción de hecho, adopción legal

familia-homoparentalLa situación de parejas gay criando niños no es nueva en Argentina. La legislación para la adopción contempla que una persona de cualquier sexo, soltera, pueda adoptar legalmente niños si un juez así lo dispone. Se daba de hecho que parejas gay recurrieran a la adopción por parte de uno de sus miembros, adopción de un hijo al que después criaban juntos. También, por supuesto, hay parejas gay en los cuales uno o ambos miembros tienen hijos biológicos de parejas anteriores, o bien concebidos por técnicas de fertilización artificial.

Pero como ocurre con el tema del matrimonio, hacía falta una legislación que les otorgara a todos esos niños (y a sus padres o madres de hecho) el marco que los protegiese y les diera pleno acceso a los derechos de cualquier familia. ¿Qué ocurre, por ejemplo, ante el fallecimiento de la persona que adoptó legalmente al niño? ¿Cómo garantizar que nadie más que su otro papá, o su otra mamá, se hagan cargo de su crianza y que nadie disponga que se lo vuelva a poner en adopción, en contra de los intereses del propio niño en cuestión? ¿Y si una pareja gay se separa? ¿Quién garantiza que ambos se hagan cargo económicamente de los hijos? Por casos como estos era fundamental luchar por una ley a favor de la adopción homoparental.

No sin debate previo

Lamentablemente, aún hay ciertos sectores de la sociedad que no ven con buenos ojos que dos personas del mismo sexo puedan tener hijos. De hecho, fue uno de los argumentos que más esgrimieron los diputados que en su momento votaron en contra de la reforma del Código Civil. Se escucharon posturas conservadoras a favor de “lo natural” de tener “un papá y una mamá” (que pasaban olímpicamente por alto la situación de millones de niños criados por padres o madres solas), o que la nueva ley implicaría una “discriminación” hacia las parejas heterosexuales que quisieran adoptar de ahora en más.

La CHA (Comunidad Homosexual Argentina) logró inclinar la balanza al plantear que no se estaba pidiendo algo nuevo (ya que ya había cientos de familias homoparentales de hecho) sino resguardar precisamente los derechos de todos esos niños, que podrían salir del limbo legal en el que se encontraban al poder ser adoptados por ambos cónyuges por igual.

Las cosas cambian

La ley finalmente llegó: cuando el 15 de julio de 2010 se modificó el Código Civil para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo, otorgándoles los mismos derechos que a cualquier pareja heterosexual, también se los incluyó en la ley de adopción, que les solicita los mismos requisitos para adoptar que a los matrimonios entre personas del mismo sexo. Por mencionar algunas:

  • Ser mayores de 30 años, o en su defecto, acreditar más de tres años de casados.
  • Haber residido en el país por un mínimo de cinco años antes de solicitar la guardia de un menor.
  • No estar relacionados con los adoptados (no pueden adoptarse los hermanos, por ejemplo).

De esta manera, además de brindarles a cientos de parejas homosexuales sin hijos la posibilidad de adoptar los propios, se han protegido los intereses de todos aquellos niños que ya estaban siendo criados por parejas del mismo sexo.

Aún más: como ocurrió con el matrimonio igualitario, la posibilidad legal de adopción por parte de parejas del mismo sexo visibiliza el tema ante toda la sociedad, enseña a aceptar diferentes modelos de familias, que no por tener otra conformación resultan menos amorosas, comprometidas y responsables en la crianza de sus hijos. La llegada de la ley marcó la entrada del tema en las escuelas, en los medios de comunicación y en otros sectores de la sociedad que, de a poco, van dando pasos hacia la plena aceptación de las familias homoparentales.

La adopción, precisamente, existe para garantizar los derechos de los menores: son los niños quienes tienen que poder acceder a una familia que los cuide. Los adultos no tenemos un “derecho” a ser padres o madres. Es, en todo caso, un privilegio y una responsabilidad que elegimos asumir, sin importar cuál sea nuestra orientación sexual.

Fuentes:

7 Comentarios

  1. es una violacion del derecho del niño y una injusticia someterle a un niño a semejante tortura anti natural..!! quien son ustedes para experimentar con niños inocentes..???

    • Violación? Injusticia? tortura antinatural?
      En qué te basas para afirmar semejante disparate? No me digas que en opiniones, porque si es por opinar cada quien tiene la suya. Argumenta con datos objetivos o afirmaciones demostradas científicamente. Si solo si te interesa blandir opiniones sin analizar este no es el sitio.

  2. Tengo. 15 años y mi mamá.me dejo a mi cuando tenía un año en lo de mi abuela con mi hermanita sufrí mucho en mi infancia y ahora en mi adolescencia también, cuando mi abuela murió no tenía ah nadie ya que mis tíos son hombres y tienen sus problemas.y mis tías tiene su familia y mi mamá no los quiere si nos tiene que regalar lo hace. Cuando tenía 12 una pareja gay nos ayudaba a mi y a mi hermana al ser. Hombres los vecinos de.mente podrida hocieron que se vayan del barrio Cuando ellos solos los ayudaron ahora nadie nos ayuda y con mi hermanita tenemos 3 meses para desalojar la casa de mi abuela por que la van ah vender y nadie nos quiere ni nuestra propia madre por que elige ah su marido más.Que ah nosotras uno de ellos fue como mi madre y el otro mi padre la gente tiene pensamientos podridos dan vergüenza

    • Hola Luz, lamento que te haya tocado vivirlo en carne propia. Demasiado daño hace el prejuicio, tu historia es otro ejemplo. Deseo de corazón que pueda haber solución a tu problema. Son menores, tu madre tiene la obligación de velar por ustedes. ¿Desde dónde nos escribes?

  3. Ami lo que me gustaría saber es que: Si en una pareja gay, al tiempo de poder adoptar, el chico al ser grande sufra por los prejuicios de las demás personas, por que por parte tienen razón al decir que esta mal, pero si una pareja Homosexual esta dispuesta a adoptar y cuidar y responsabilizarse ante todo, no le veo lo malo. Por que lo importante es que el niño sea feliz, por que no es algo lindo el estar en el orfanato. Y si el niñio puede ser feliz, pues que lo sea, por que peor es que nadie lo quiera adoptar y que después lo dejen por ahí. No todos tienen el valor para cuidar a alguien, mas sabiendo que no son sus hijos.
    Que aprendan también a saber valorar las cosas.

DEJA UNA RESPUESTA