Hace poco más de una década que los argentinos (en especial los porteños) comenzaron a incorporar esta tradición anglosajona: el brunch, una comida que se encuentra a mitad de camino entre el desayuno y el almuerzo (de ahí su nombre, en inglés breakfast + lunch). Se la suele disfrutar tanto en reuniones de negocios como en fiestas, y también los fines de semana.

¿De dónde viene esta costumbre?

Invento norteamericano que, aunque parezca novedoso, ya tiene más de un siglo, el brunch surge como respuesta al interrogante de qué servir los fines de semana, cuando se ha trasnochado y nos despertamos demasiado tarde como para comer un desayuno copioso cuando la hora del almuerzo está tan pronta. Para no privarse de nada, el brunch es entonces una comida abundante que se sirve a media mañana, o incluso llegando al mediodía, y que combina alimentos característicos del desayuno (como pastelería, café y otras infusiones) con otros que uno está acostumbrado a servirse en el almuerzo.

Disfrutar del brunch en Buenos Aires

El brunch para los porteños (como para otras ciudades que también lo han adoptado) está ligado a los momentos de ocio y de descanso, es un motivo más de esparcimiento, para compartir una larga charla con tu pareja, con colegas o con amigos, mientras se disfruta de una deliciosa y abundante comida que se prolonga hasta mucho más allá de lo que uno dedicaría a un simple desayuno.

En Buenos Aires se lo suele disfrutar aún más los domingos que otros días (favorecido por la costumbre porteña de salir los sábados por la noche hasta la hora del amanecer, sino más). Y otra cosa a tener en cuenta es el precio: si bien los menúes de brunch suelen destacarse por ser cuantiosos y variados, los precios no son nada baratos. De hecho, la mayor parte de los restaurantes y bares que sirven brunch coinciden en afirmar que el público predominante es de personas de entre treinta y treinta y cinco años, con buen poder adquisitivo además de mucha vida nocturna. También se ha ido transformando en un favorito de los turistas.

¿Qué se sirve en un típico brunch porteño?

En Buenos Aires se ha adaptado esta costumbre gastronómica al paladar local. Tradicionalmente, los argentinos asocian el domingo con la pasta (herencia de los inmigrantes italianos) y el asado. Por eso, muchos locales porteños han incluido carnes y pastas entre sus menúes de brunch. Pero por supuesto, no pueden faltar los huevos benedictinos característicos de Nueva York, así como los jugos, las frutas, las mermeladas caseras o las tortas que acompañan los desayunos. Dependiendo el local en particular que lo sirva se pueden encontrar desde platos elaborados, como pernil de cerdo, hasta tablas de quesos y fiambres, o mesas en las que predominan los sabores dulces. En cuanto a las bebidas, además de las clásicas infusiones muchos brunchs incluyen vino, espumantes u otras bebidas alcohólicas.

Algunos lugares recomendados para brunchear

Si estás de paseo por Buenos Aires y quieres disfrutar de los mejores brunchs de la ciudad, te recomendamos que consideres los siguientes locales gastronómicos:

  • Café Crespín (Villa Crespo), ubicado en un nuevo polo gastronómico porteño, ofrece dos opciones de brunch (el clásico y el estrellado), la estrella del menú es la copa de mimosa que sirven (champagne con jugo de naranja) y la deliciosa pastelería del local.
  • Olsen (Almagro), el restaurante escandinavo de Buenos Aires ofrece un brunch variado y calórico, que incluye deliciosos embutidos, café recién molido y, cómo no, alguna que otra copita de vodka para acompañar.
  • Pride Café (San Telmo), bar gay friendly que ofrece una selección de ensaladas, sopas caseras, bruschettas y deliciosos dulces, todo acompañado de una atmósfera distendida y una ambientación artística.
  • Blue (Palermo), para los amantes de la vida sana y de la comida natural, este local se especializa en arándanos. Ofrecen jugos naturales y exquisitos licuados que combinan frutas y verduras, así como sándwiches, ensaladas, bruschettas y otros deliciosos platos para quienes buscan disfrutar sin por ello excederse.
  • Nucha (varias sucursales), es una casa famosa por su pastelería artesanal: tartas, tortas, masas, cuadrados y dulces, así como también algunas opciones saladas. Ideal para quienes no se imaginan empezar el día sin una buena dosis de azúcar.
  • L´Orangerie, restaurante del Alvear Palace Hotel (Recoleta), solo para presupuestos muy holgados. Si quieres celebrar un aniversario con tu pareja, o disfrutar de una ocasión especial sin importar lo que cueste, este es uno de los brunchs más finos de la ciudad. Un menú que parece extraído de un restaurante parisino de primera calidad, que incluye ingredientes como sushi, ostras, variedad de finos quesos y fiambres, cordero asado y una carta de postres que te hará agua la boca solo con leerla. Se sirve solo los domingos a partir de las 12:30 hs.

Estas son solamente algunas de las más de 100 opciones que la Ciudad de Buenos Aires tiene para ofrecerte para que disfrutes de un buen brunch. ¿Cuál quieres probar primero?

«sunday brunch on the terrace» by elizajanecurtis is licensed under CC BY

DEJA UNA RESPUESTA