El tango es, sin dudas, algo que atrae a los turistas que visitan Buenos Aires en cualquier época del año. Se trata de uno de los bailes más emblemáticos de la cultura argentina, que combina una tradición autóctona con ciertas raíces de los inmigrantes europeos que vinieron a poblar esta ciudad. El tango y la milonga, los lugares donde se lo baila, se han convertido por sí mismos en un verdadero patrimonio cultural de los porteños.

Cargado de sensualidad y erotismo, el baile del tango es una de las postas obligadas para todos los visitantes, que tienen muchísimas opciones si lo que buscan es ir a ver un espectáculo profesional. Pero también, tímidamente (¡o no tanto!) cada vez son más los que se animan a dar sus propios pasos en la pista.

Siendo Buenos Aires una ciudad verdaderamente gay friendly, las parejas del mismo sexo tienen también su lugar en la noche porteña. Lugares donde ya no se habla del rol tradicional del hombre y la mujer en el baile del 2×4, sino del conductor y el conducido, y que permiten que cada pareja adopte aquella posición con la cual se sienta más a gusto, y que las intercambien si así lo desean.

El tango, ¿un baile machista?

"Tango Singapore" by krismartis is licensed under CC BY
«Tango Singapore» by krismartis is licensed under CC BY

En sus orígenes, las mujeres (al menos, las “buenas chicas de familia”) estaban excluidas de la diversión del tango. Las orquestas de tango estaban formadas únicamente por músicos varones. Y las canciones de tango se caracterizan por letras que a menudo reflejan una cultura patriarcal dominante que prefiere a la esposa sumisa y devota, y al hombre despótico. Lo que es más, los propios movimientos del baile tradicional asignaban estos roles, ya que se imponía que fuera el hombre quien guiara la danza, y la mujer la que se dejara llevar.

Por supuesto, subsisten en Buenos Aires milongas muy tradicionales donde aún asisten personas (en general, de edad avanzada) que pueden ser prejuiciosas respecto a ver bailar parejas del mismo sexo. Pero cada vez más lugares están recibiendo de brazos abiertos a parejas gays o a cualquier persona que simplemente quiera librarse del formato fijo del tango tradicional.

A continuación presentamos un breve recorrido por las milongas gays de Buenos Aires que tú y tu compañero/a pueden conocer y disfrutar sin temor a los prejuicios. En cualquiera de estos lugares pueden inscribirse a tomar clases tanto parejas como grupos, o también personas solas, así que si estás viajando sin compañía pueden ser un excelente ambiente para conocer a alguien y pasar un buen rato.

La Marshall

Se trata de uno de los lugares más populares de tango sin distinciones de rol de género en la noche porteña. Comenzó a funcionar en el año 2003 de la mano de Augusto Balizano. Elegido sobre todo por parejas de hombres, La Marshall fue un pionero y como tal, recibió el reconocimiento en varios medios del mundo. Ha participado de diversos eventos (como la Marcha del Orgullo) y de su milonga han salido parejas ganadoras de diversos festivales.

Funciona en la calle Riobamba 416, a pocas cuadras del famoso Obelisco. Todos los viernes hay clases de tango a las 22:30, y baile a partir de las 23:30. De todas maneras, te recomendamos consultar su web porque suelen ofrecer eventos especiales en otras noches de la semana.

Tango entre Muchachos

Otro lugar para que los hombres puedan tomar clases bailando entre sí, eligiendo libremente su rol en la pista. Queda en el pintoresco barrio de San Telmo, en la calle Defensa 1120, y las clases son los sábados a las 18:30 hs. Cada clase dura alrededor de dos horas y media, y están especialmente recomendados para los curiosos que nunca antes han bailado tango y que quieren aprender.

Tango Queer

Si buscas una milonga ideal para las mujeres, debes visitar Tango Queer, abierto para todo el público dispuesto a dejar de lado los prejuicios y a cuestionarse los roles de género también en el baile, concurrido en su mayoría por chicas. La profesora Mariana Docampo dicta clases de tango los días martes (en Buenos Aires Club – Perú 571) y los jueves (en el Centro Cultural Borges, Galerías Pacífico – Viamonte y San Martín) a las 20:30. Los martes desde las 22 también funciona en el lugar una animada milonga que se extiende hasta las 2 de la madrugada.

El Festival Internacional de Tango Queer

Desde 2006, los profesores Augusto Balizano y Mariana Docampo se unieron para organizar este renombrado evento que este año celebra su décima edición. Este año se festejará entre el 14 y el 20 de noviembre en las milongas más conocidas de la ciudad. Será una oportunidad única para tomar unas clases en alguno de los numerosos talleres, y para ver en escena parejas de bailarines renombrados en el mundo. ¡Para no perdérselo!

Más información en:

DEJA UNA RESPUESTA